¿Cómo evitar problemas con tu inquilino?

Un seguimiento cercano, periódico y documentado te permitirá evitar problemas con tu inquilino detectando a tiempo cualquier situación que se presente.

Es un error muy común por parte de los propietarios el otorgar en arrendamiento un inmueble y desaparecer, dejando que corra todo el periodo de arrendamiento para reaparecer una vez que finaliza el mismo o cuando reciben el aviso del inquilino informando que no renovará el contrato. Esto representa generalmente la mayoría de los problemas y un riesgo altísimo de que todo termine mal, ya que desafortunadamente, la cultura de arrendamiento en México aún tiene mucho por evolucionar en comparación con otros países, reconociendo sus honrosas excepciones.

Por el contrario, cuando tu como propietario o arrendador estás presente durante todo el periodo de arrendamiento, te puedes evitar problemas con tu inquilino. ¿A qué me refiero con estar presente? Los administradores inmobiliarios tienen esto muy claro, a continuación, te daré un par de tareas que deberías estar llevando a cabo para evitar problemas con tu inquilino:

  • Revisión periódica del estado físico del inmueble. Cada determinado tiempo, que puede ser mensual, trimestral o semestral dependiendo del nivel de riesgo del inquilino detectado durante la investigación y selección del mismo, debes acudir al inmueble para hacer una inspección presencial y detectar cualquier necesidad de mantenimiento correctivo o preventivo, definir quien es el responsable de llevarla a cabo y fijar una fecha límite para realizarlo. Esto evitará que al final del periodo de arrendamiento surjan muchas cosas por arreglar que ni el depósito en garantía alcanza para cubrirlas, y también, en cada inspección te darás cuenta del comportamiento del inquilino para poder tomar decisiones a tiempo.
  • Evidencia mensual del pago de servicios. Cada mes invariablemente el inquilino debe compartirte el comprobante de pago de los servicios con los que cuenta el inmueble o lo que el inquilino haya contratado adicionalmente. Por ejemplo: luz, agua, gas, telefonía e internet, sistemas de tv por cable o satelital, mantenimiento o cualquier otro que aplique. Esto evitará que se acumulen cuentas que al final del período de arrendamiento se vuelvan difíciles de saldar.

Si sigues al menos, estas dos tareas, seguramente podrás evitar problemas con tu inquilino de forma efectiva, y si pretendes continuar arrendando tu inmueble o hacerte de mas inmuebles, irás perfeccionando la técnica. En lo personal, yo recomiendo los servicios de administración inmobiliaria, ya que por un porcentaje mínimo de la renta mensual, te evitas estar con la preocupación o la inversión de tiempo que requieren estas tareas, ya que siempre surgen situaciones como: atraso en los pagos de la renta mensual, seguimiento a los mantenimientos correctivos o preventivos acordados, gestiones de cobranza extra judicial, etc., y hay muchas mas recomendaciones que se deben tomar en cuenta.

Para cualquier duda o comentario acerca de esta publicación no dudes en contactar con nosotros a través de formulario de contacto en esta página, ya sea que envíes un mensaje o solicites una llamada estaremos complacidos de responderte.

Por: Alejandro Moreno
Chat
1
💬 ¿Puedo ayudarte?
¡Hola! 🙂

¿Tienes dudas o preguntas?
¿Quieres solicitar una cotización?
¿Cómo puedo ayudarte?